Desesperado

Por cruzarnos.

Querer desesperadamente.
Agarrar el pecho que sostienes.
Destrozar la carne que se hunde
entre mis huesos para
maquillar la intención oscura
con que deseas mis labios.
Y tú quién eres.

Sostener entre tus manos
la lágrima que me atrapa el vientre.
Menguar la tristeza con una caricia suave.
Deslizar la palabra por todo mi ser.
A qué esperas para besarme.

Una sonrisa tuya, mía,
consuela al hueso que se consume
tristemente bajo la lluvia.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Sé tu propio Plan.

Vivir.

Todo...