Fruto de la herida

Posos de palabras afinadas
en una taza vacía. 
Una caricia lacrimosa 
cuando se separan las columnas sólidas del costado. 
Costilla magullada
ante la visión deshecha 
de los huesos entrelazados en la llanura plumosa.
Raídas las alas 
como hojas otoñales. 
Respiras aliviada
ante la fisura abierta de tus labios, 
del centro líquido que escondes a los otros ojos,
pero que hoy me entregas 
sin vergüenza 
y con el fruto de la herida corriendo calle abajo. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Todo...

Sé tu propio Plan.

Es real. Esto existe.