Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2018

Tierra mojada

Imagen
¿Qué veo? Ojos.
Unos claros árboles se asoman a la ventana lacrimosa.
Nada hay escondido
detrás de los árboles se abre un abanico.
Un abanico naranja que se desliza entre mis mejillas.
Esos ojos azules relampaguean
gritan mi nombre, me quedo quieta.
Lentamente, abro la ventana.
Ahí, ahí descansan tus ojos,
en lo mojado,  ahí dejo los míos enterrados  contigo bajo la tierra.







Bajo la misma piel

Imagen
Lo hermoso de ese mucho es agarrar una parte de la infinidad que hay en dicha palabra.
En tu boca suena a infinito, a serenidad, a esperanza, a intensidad.
Ahí radica el origen de mi cuerpo y el sentido por el que el reloj gira sin perder el tiempo. Soy fruto de la voz creadora, cuyo lenguaje hechiza mis miembros y los mueve al antojo de tus letras. Letras torcidas, las leo como tu criatura, las comprendo como del alma que se piensa, que se toca como tus letras. Soy el ser que habita en tu piel y no descansa de la dicha que se trunca en la desesperanza.  ¡Aquí! ¡Aquí, tienes mis lágrimas para liberarme de la naturaleza que me esclaviza con palabras corrientes!
Eres el ojo en mi ojo,
eres la tinta que se desparrama,
eres la piedra angular que vive en la sangre. ¿Acaso no soy parte de tu sangre?
¿No soy la gota que cae y teme embellecer? ¿No soy el mismo rostro que se dobló y que ahora aparece, de pronto, coloreado?
Somos uno en otro.
Somos la carne que vive bajo la misma piel.




Extranjeros.

Imagen
‘‘En conversaciones con amigos más jóvenes (…) me doy cuenta, por sus preguntas estupefactas,  de hasta qué punto lo que para mí  sigue siendo una realidad evidente,  para ellos se ha convertido en histórico o inimaginable.’’ Stefan Zweig, El mundo de ayer.

Entre la muchedumbre escuchaba un quejido lastimero. El sonido era irritante, se repetía por todo el vagón. Todos miraban hacia el fondo, pero ninguna cara se correspondía con el desgarro de aquella voz. Esa voz se arrastraba por las paredes del tren como si le estuvieran matando lentamente, como si la masa le estuviera presionando fuertemente la garganta. Entonces, la voz empezó avanzar hacia mí.
Entre la oleada de personas, pude vislumbrar un hombre, un hombre pequeño, un hombre que lloraba. Su boca dibujaba una mueca y sus dientes no se mostraban. La saliva caía de su boca y su cuerpo se arrastraba entre la masa. Se agarraba como podía para no acabar en el suelo, un suelo que le era tan conocido como sufrido. Sobre sus hombros habí…

Sin aire

Imagen
Lo piensas a a todas horas. El papel tiembla y temes que este se deshaga como una lágrima que cae y desaparece. La lágrima se desliza por tu cara, sin dejar nada a su paso, todo se vuelve nítido y, por un momento, todo parece ser más claro. En ti, se clava la memoria y brillan las gotas de agua como heridas pasadas que el tiempo lleva consigo a arrastras.

No te reconoces frente a la imagen cómica que sonríe, que se cae al suelo... De la risa. Ni tu rostro se recuerda entre los reflejos. Quizás, este no sea tu espejo y puede ser que sea el de otro. ¿Quién es el otro? Quizás, no seas dueña de ti y de tu imagen, siendo tu sombra el auténtico titiritero de esta historia.

¿Tienes miedo? ¿Miedo?- preguntó la sombra-.

Tienes miedo de la oscuridad que vive en el pasillo. Temes que la sombra se despierte de su siesta y vaya detrás de ti a devorarte, a descuartizarte como un animalillo enjaulado a su destino.

¿A dónde vas?- dice la sombra- ¿A dónde vas tú, bonita?

Tienes frío y te abandonas a …